Atropellado y por si eso fuera poco ignorado en una cuneta pasando hambre y frío durante 4 días con diferentes politraumatismos, donde las temperaturas fueron inferiores a los 0º. Hasta que unos Ángeles aparecieron en su vida para rescatarlo. Así es la historia de JUNIOR.

Imagina por un momento que estás caminando por un arcén de la autovía y que por un momento de descuido te precipitas por un agujero de una alcantarilla. Donde sufres diferentes lesiones que te impiden moverte, para empeorar la situación no tienes como pedir ayuda salvo tu voz. Pero por más ruidos de vehículos que escuchas, ninguno se detiene… Ninguno te puede escuchar desde el interior, llegas a la conclusión que no eres visible para nadie. Empieza anochecer y hacer más frío aún si cabe, te empiezas a plantear cómo vas a superar esa fría noche de invierno que aun no llego y los huesos de tu cuerpo ya empezaron a notar la humedad.

Solo pensarlo da escalofríos… ¿Verdad? Pues en un estado muy similar se encontraba JUNIOR un podenco que tuvo la fuerza suficiente para sobrevivir durante 4 días al frío y el hambre sin poder moverse debido a diferentes politraumatismos severos.

Una protectora llamada Los Ángeles de Lora centrados en el rescate de podencos, se hicieron eco y decidieron poner fin a su situación. Lo rescataron para llevarlo a Casa de Postas

un proyecto de rehabilitación de mascotas llevado a cabo por dicha asociación.

Junior fue llevado al hospital veterinario para su evaluación, la cual no era nada buena para el. El joven podenco tenía la uretra rota y una fuerte infección interna que casi acaba con su vida. Sus caderas y ligamentos de una pata trasera rotos, lo que le impidió durante todo ese tiempo poder moverse del lugar.

3 horas después de su rescate fue sometido a una cirugía de urgencias para reparar su uretra. Junior tuvo que pasar varios días ingresado en la UCI del hospital veterinario para intentar controlar la fuerte infección interna. Una vez fue dado de alta, y con su vida a salvo, aun le quedan al menos dos cirugías. Una para arreglar sus caderas, y otra para colocar ligamentos artificiales en su rodilla.

Junior descansa en la clínica

Junior en el Hospital veterinario

 

Actualmente Junior descansa en Casa de Postas a cargo de Los Ángeles de Lora en su proyecto de rehabilitación de la raza podenco, dónde esta recibiendo muchos cuidados y mimos. Pero eso no es suficiente, ahora Junior necesita de diferentes costosas operaciones para arreglar sus caderas y su pata. Para poder volver ver andar a este joven podenco como a todos nos gustaría, Los Ángeles de Lora están realizando una recaudación de fondos solidaria para afrontar todos sus pagos.

 

Para ayudar a Junior y seguir la evolución de su recuperación puedes hacerlo a través de su recaudación de fondos en Facebook o Uniéndote al Teaming de Los Angeles de Lora por 1€ al mes.
Puedes saber más sobre la labor de Los Ángeles de Lora rescatando Podencos, visitando su página de Facebook.

 ¡Pon un Podenco en Tu Vida!

Si te gustó, comparte con el resto del mundo!
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares